La Empresa


Últimas noticias en los portales
miércoles, 19 de abril de 2017
La relación entre materiales y acción, público y objeto, es fundamental en la obra de este artista para quien el arte tiene una naturaleza inmaterial y performativa, de manera que el cuerpo, el tiempo y el espacio se convierten en materiales escultóricos. La obra de Erhard Walther, desarrollada desde finales de los 50 hasta la actualidad, anticipa muchas de las cuestiones que caracterizan la historia del arte respecto a la condición del objeto artístico y la naturaleza del espectador.

En palabras de João Fernandes, “la obra de Franz crea una relación con la idea de acción, de activación de la escultura que antes de él no existía, y que es de alguna manera precursora porque anticipa muchos de los nuevos lenguajes que han redefinido las posibilidades de la escultura en el siglo XX”. A través de la producción de objetos participativos expande la definición del arte y su relación con los públicos.

Para el artista, el arte posee un carácter inmaterial y performativo que se manifiesta en el compromiso individual, físico y mental del espectador en el momento de encontrarse con las obras. “La idea es que el espectador complete la obra y esto está detrás de la activación”, explica el artista. Este concepto, como asegura el comisario, es “una experiencia sensorial y una situación que las piezas posibilitan construir. El público se puede volver escultura a partir del momento en que se activan”.