El Buda de Cáceres y Moisés bajando de La Montaña
Español Valencià Català Gallego Euskera English
Noticias de deportes, sociedade, economia, cultura, ciencia e tecnologia en <strong>Cáceres</strong> Cáceres

El Buda de Cáceres y Moisés bajando de La Montaña

El Buda de Cáceres y Moisés bajando de La Montaña luns, 07 de setembro de 2020

Ya se ha liado. Mis amigos están cada vez más divididos, a medida que se hace más real el centro budista de Cáceres.

Ha aumentado la espiritualidad del fotógrafo Salvador Guinea y su novia Ana, y están más contentos que nunca al ver que Cáceres se ha hermanado con la ciudad nepalí de Lumbini, en donde supuestamente nació Buda, aplaudiendo que el Ayuntamiento haya decidido ceder el cerro Arropé, para que la Fundación Lumbini levante en ese lugar el complejo budista, con una inversión de 26 millones de euros. Aumenta su alegría, mientras que el compañero Manuel Caridad está cada vez más encabronado, sobre todo al pensar que en ese cerro, que está a 585 metros de altitud, se quiere colocar un Buda de 60 metros.

–Pero vamos a ver – intentaba explicarse hace unos días conteniendo la furia –. A qué viene esta manía de los budistas de levantar estatuas gigantes. ¿Sabíais que de las 20 estatuas más grandes que hay en el mundo, de más de 70 metros de altura, 14 son de Buda o deidades budistas. El Buda más grande es el del Templo de la Primavera de China, que mide 153 metros y tiene 108 kilos de oro; que era la más grande del mundo hasta que en 2018 los indios hicieron una estatua de 240 metros, la llamada Estatua de la Unidad, que representa a Sardar Patel, su líder independentista; pero seguro que ya se estará preparando un Buda más grande.

–No hay que molestarse por eso – le interrumpió con voz melosa Ana –. Buda es el símbolo de la paz y la fraternidad. Es algo bueno. Es todo amor.

–¡Pues que planten secuoyas gigantes! ¡No te fastidia! Mirad. Esperad que busque una cosa que encontré el otro día en internet – y con ayuda del teléfono móvil, siguió – En el año 1967 en Rusia se inauguró la escultura que llamaron 'Madre Patria', por la victoria en la batalla de Stalingrado en la II Guerra Mundial. Mide 91 metros y entonces, en 1967, era la estatua más grande del mundo; pero es que los budistas comenzaron a hacer estatuas cada vez más grandes, y hay diez estatuas budistas más grandes que la rusa. Estatuas gigantes que algunas no discuto que sean más o menos bonitas, pero otras son un adefesio. Porque el de 153 metros construido en China en el año 2002 no está mal; pero el de Birmania de 130 metros, que se hizo en 2008... Vamos, hombre. ¡Qué venga Dios y lo vea! Nunca mejor dicho.

–¡Qué karma ni que ocho cuartos! ¿Sabéis cuál es la estatua más grande de Cristo? – siguió mirando en internet – La estatua más grande de Cristo tiene solo 39 metros, es el Cristo Redentor de Río de Janeíro, y más o menos la misma altura tiene el Cristo de la Concordia de Bolivia. El tercero más grande esta en Palencia, y tiene 30 metros. Tanto el español como el brasileño se inauguraron el mismo año, en 1931. Bueno, y el Cristo que está en La Montaña de Cáceres, el pobre solo mide 5,6 metros. Es que la Cruz de los Caídos que tanto os molesta a alguno mide 12 metros, nada comparado con el Buda que nos vais a meter aquí..

Manuel Caridad no aguanta las grandes esculturas, y le da cierto repelús el que ahora le levanten un Buda gigante en Cáceres. «¡La madre que me trajo al mundo! Si es que va a medir 60 metros. ¡Menos mal que va a estar sentado! Por cierto – dijo –, que nos están vendiendo que es el Buda sentado más grande del mundo y no es cierto. En el año 2008 en Tailandia hicieron un Buda Gautama sentado que mide 92 metros. ¡Ahí es nada!».

La matraca ya lleva días. Caridad volvió a explotar el otro día cuando la pareja le invitó a ir a hacer yoga al Parque del Príncipe, cuando amanece, para hacer el Saludo al Sol.

–¿Quién? ¡¿Yo?! Vosotros estáis locos. No me metáis en vuestra religión.

–No es una religión, es una manera de vivir, de encontrar la paz en tu interior. Te estás perdiendo muchas cosas buenas. – Le dijo Ana con dulzura.

Estuvieron un tiempo con lo de si el budismo es o no una religión, hasta que Caridad les enseñó una fotografía del alcalde de Cáceres, Luis Salaya, en Nepal, junto a monjes budistas, algunos de ellos niños. «Protestabais porque en España metían a niños en seminarios con 11 años, y en el Nepal los meten con 8 y más pequeños. No hay derecho a meter a niños en monasterios; por cierto que se están denunciando abusos sexuales a niños también en estos sitios tan llenos de paz».

Intentando llegar a un acercamiento, el atardecer del pasado viernes se me ocurrió llevarles a la terraza de la cafetería Bbuddha, que está en el barrio del Perú mucho antes de que a Cáceres llegara la moda budista. No fue un acierto, porque la espiritual pareja comenzó a hablar de la réplica del Buda de Cáceres. Un Buda de 2 metros y dos toneladas de peso que ha regalado a Cáceres la Fundación Lumbini, y que los cacereños han dado a llamarle 'El Budina'.

Ana y el fotógrafo estaban contentos porque después de un largo viaje por barco, la réplica ya estaba en Valencia, comentando que ya había sido bendecida por el monje budista Lama Trinle, de la comunidad tibetana de budistas de Valencia. Vi como Caridad se removía en la silla, mordiéndose los labios, mientras la pareja hablaba de lo bueno que era que el alcalde iba a ir a Valencia para participar en la ceremonia de bienvenida a la estatua, los días 8 y 9 de septiembre.

–Es una escultura de gran valor, de jade blanco, que vale más de medio millón de euros. A ti te gustaría – dijo Ana a Caridad – Cuando la traigan definitivamente a Cáceres te llevaremos a verla.

–¡No aguanto más! ¡Me voy! Os merecías que bajara ahora mismo Moisés de La Montaña de Cáceres y os rompiera Las Tablas de la Ley en la cabeza.

Y se fue cojeando ligeramente, alegrándome yo de que ya no use aquel temible bastón.

 

Fuente: Hoy

colaborar:Ayuntamiento de CáceresDiputación de CáceresJunta de Extremadura
PORTALDETUCIUDAD.com Portal da Rede
Condicións de uso - Política de privacidade - Política de cookies